UNA EXPOSICIÓN DE MATEO 12:1-8

(Lea 1 Samuel 21:1-6)

1 En aquel tiempo iba Jesús por los sembrados en un día de reposo;[a] y sus discípulos tuvieron hambre, y comenzaron a arrancar espigas y a comer. Deuteronomio 23:25

Hay una estrecha asociación con los eventos de Mateo 11 y la enseñanza del Señor sobre el día de reposo. El Señor ha contrastado su “yugo” con el de los Fariseos. El tema del Sábado ilustrará las cargas legales adicionales que los Fariseos imponen a las personas. Era lícito que se comiera el grano, pero como lo comían en Sábado, los Fariseos refutaron.

2 Viéndolo los fariseos, le dijeron: He aquí tus discípulos hacen lo que no es lícito hacer en el día de reposo.

Los Fariseos creían que arrancar maíz para comer en Sábado era un acto de trabajo, algo que la Ley de Moisés prohibía, pero no definía completamente. El rabino encontró libertad para definir completamente el trabajo, y decidió que cosechar era trabajo, ya que implicaba “segar”, “aventar” y “trillar” el maíz. Cuando los discípulos tomaron el maíz, estaban segando. Cuando desgranaron el maíz, estaban aventando. Cuando frotaban los granos en sus manos, estaban trillando. ¡Ellos estaban trabajando!

Primera Justificación Bíblica: La Necesidad Moral de Conservar la Vida

3 Pero él les dijo: ¿No habéis leído lo que hizo David, cuando él y los que con él estaban tuvieron hambre. 1 Samuel 21:1-6

“¿No habéis leído?” Esta fue una reprensión punzante para los Fariseos, repetida en el versículo 5 y en el versículo 7. Es posible leer la Biblia sin entender y, por lo tanto, malinterpretarla por completo. El aprendizaje divino es mejor que el aprendizaje Rabínico o Masorético.

4 Cómo entró en la casa de Dios, y comió los panes de la proposición, que no les era lícito comer ni a él ni a los que con él estaban, sino solamente a los sacerdotes?

El ceremonial está subordinado a la Ley moral de Dios. La preservación de la vida de David fue más importante, espiritualmente, que la preservación del simbolismo asociado con el pan de la proposición en descomposición. David era una figura de Cristo, quien también fue rechazado, hambriento y sostenido por la comida provista por Dios.

Segunda Justificación Bíblica: Los Deberes Normales del Trabajo de los Sacerdotes

5 ¿O no habéis leído en la ley, cómo en el día de reposo[c] los sacerdotes en el templo profanan el día de reposo,[d] y son sin culpa?

El sacerdote trabajaba mucho en Sábado. Había que hacer dos sacrificios. Había que traer una ofrenda de comida. Se daba una libación. Se establece una gran verdad. El día de reposo no se guardaba cuando las personas no trabajaban, sino cuando no trabajaban para mantener al Señor como el centro de sus corazones y actividades. La realidad es más importante que el ritual. La sustancia es más importante que el ceremonial.

La Superioridad del Señor: Sobre los Escribas y Fariseos

6 Pues os digo que uno mayor que el templo está aquí.

Por lo menos ciento veinte veces Jesús estableció Su autoridad con la frase: “Os digo”. Jesús tenía derecho a afirmar Su autoridad porque Él era más grande que el Templo que lo señalaba a Él, con todo su simbolismo.

7 Y si supieseis qué significa: Misericordia quiero, y no sacrificio, no condenaríais a los inocentes.

Jesús no está sugiriendo que los sacrificios no sean importantes o que no deban darse. Él está diciendo que el ministerio debe ser tanto con el corazón como con la cabeza. Los inocentes no deben ser condenados. Y las Escrituras deben ser entendidas.

“Pero si lo supierais”. Leer verdaderamente la Biblia es leer y comprender lo que se dice. Los sacerdotes solían encender el candelero antes de poner el incienso en el altar, porque debe haber iluminación antes de que pueda haber comprensión de los caminos de Dios.

“Cuando llegamos a la Palabra de Dios, llegamos a un libro en el que el Señor Dios del universo se sienta como un monarca coronado en las páginas, escuchamos su voz y meditamos hasta que entendemos” (S. Lewis Johnson).

8 Porque el Hijo del Hombre es Señor del día de reposo.

Como Aquel que es Mayor que el Templo, como Aquel que es Señor del día de reposo, Jesús tiene el derecho de enseñar que no es necesario seguir las tradiciones de los hombres, sus reglas y reglamentos.