El Discípulo de Cristo debe tener…

1. La voluntad de ser odiado por el Mundo.

Juan 15:18 Reina-Valera 1960

18 Si el mundo os aborrece, sabed que a mí me ha aborrecido antes que a vosotros.

2. La voluntad de predicar audazmente el Evangelio.

Mateo 10:26-27 (Lucas 12:2-9) Reina-Valera 1960

26 Así que, no los temáis; porque nada hay encubierto, que no haya de ser manifestado; ni oculto, que no haya de saberse. 27 Lo que os digo en tinieblas, decidlo en la luz; y lo que oís al oído, proclamadlo desde las azoteas.

3. El temor de Dios, pero no del Hombre.

Mateo 10:28 Reina-Valera 1960

28 Y no temáis a los que matan el cuerpo, más el alma no pueden matar; temed más bien a aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno.

4. Una fe Fantástica.

Hebreos 11:1-2 Reina-Valera 1960

11 Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.

2 Porque por ella alcanzaron buen testimonio los antiguos.

5. La voluntad de confesar a Cristo.

Mateo 10:32-33 Reina-Valera 1960

32 A cualquiera, pues, que me confiese delante de los hombres, yo también le confesaré delante de mi Padre que está en los cielos.

33 Y a cualquiera que me niegue delante de los hombres, yo también le negaré delante de mi Padre que está en los cielos.

6. Abandonar a todos para seguir a Cristo.

Mateo 19:29 Reina-Valera 1960

29 Y cualquiera que haya dejado casas, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, o mujer, o hijos, o tierras, por mi nombre, recibirá cien veces más, y heredará la vida.

7. Amar a Dios supremamente.

Mateo 22:37 Reina-Valera 1960

37 Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente.

8. Practicar la abnegación.

Lucas 9:23 Reina-Valera 1960

23 Y decía a todos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame.

9. La capacidad de escuchar y seguir la voz de Cristo.

Juan 10:27 Reina-Valera 1960

27 Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen,

10. Vivir una vida controlada por el Espíritu.

Romanos 8:1-2 Reina-Valera 1960

1 Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu.

2 Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte.

Conclusión;

Para ser un verdadero discípulo de Cristo tenemos que seguir sus mandatos y enseñanzas.

Mateo 28:18-20 Reina-Valera 1960

18 Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. 19 Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; 20 enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.

¡Debemos ministrar a otros en el amor de aquel que nos amó, Cristo Jesus!