1. Es un principio de la hermenéutica bíblica que no se deben hacer distinciones dramáticas donde no existen.
  2. Una palabra Hebrea básica para discernir es nakar y significa “escrutar, es decir, mirar atentamente”.
  3. La finalidad de poder discernir una situación es juzgar.
  4. El primer uso de la palabra nakar se encuentra cuando Jacob invitó a Labán a discernir, a escudriñar, buscar atentamente los ídolos de su casa entre los bienes de Jacob.
  5. Génesis 31:32 Aquel en cuyo poder hallares tus dioses, no viva; delante de nuestros hermanos reconoce lo que yo tenga tuyo, y llévatelo. Jacob no sabía que Raquel los había hurtado.

Nota Especial:

Irónicamente, Labán no fue muy perspicaz porque no encontró los tesoros robados que estaba buscando. Si Labán hubiera sido un hombre más perspicaz, habría encontrado los ídolos Rachel había robado.

5. La segunda vez que se usa nakar en las Escrituras, se salvó la vida de una mujer porque pudo establecer la identidad del hombre que la había embarazado basándose en individuos discerniendo la evidencia física presentada y emitiendo un juicio justo basado en ese discernimiento. En lugar de ser apedreada por un embarazo fuera del matrimonio, Tamar dio a luz a gemelos.

  • Genesis 38:25 Pero ella, cuando la sacaban, envió a decir a su suegro: Del varón cuyas son estas cosas, estoy encinta. También dijo: Mira ahora de quién son estas cosas, el sello, el cordón y el báculo.

6. Cuando Joab quiso reconciliar a David con su hijo Absalón, el oficial de los ejércitos del rey usó a una mujer para contar una narrativa diseñada para apelar a la habilidad del rey de discernir entre el bien y mal.

  • 2 Samuel 14:17 Tu sierva, pues, dice: Sea ahora de consuelo la respuesta de mi señor el rey, pues que mi señor el rey es como un ángel de Dios para discernir entre lo bueno y lo malo. Así Jehová tu Dios sea contigo.

Nota especial:

La palabra usada para discernir en 2 Samuel 14:17 es, shama”, y significa, “oír inteligentemente”.

El discernimiento bíblico implica una investigación intensa de una situación, una evaluación honesta de la evidencia presentada, y una comprensión inteligente de todo el asunto.

7. A veces, se debe reconocer la incapacidad de una persona para discernir entre el bien y el mal reflejado en la vida de Barzilai quien a los ochenta años se negó a regresar a Jerusalén con David.

  • 2 Samuel 19:35 De edad de ochenta años soy este día. ¿Podré distinguir entre lo que es agradable y lo que no lo es? ¿Tomará gusto ahora tu siervo en lo que coma o beba? ¿Oiré más la voz de los cantores y de las cantoras? ¿Para qué, pues, ha de ser tu siervo una carga para mi señor el rey?

8. El propósito del discernimiento bíblico es emitir un juicio justo, razón por la cual Salomón pidió un corazón comprensivo. El discernimiento conduce al juicio y no puede divorciarse de eso.

  • 1 Reyes 3:9 Da, pues, a tu siervo corazón entendido para juzgar a tu pueblo, y para discernir entre lo bueno y lo malo; porque ¿quién podrá gobernar este tu pueblo tan grande?

Nota especial:

La palabra Hebrea que Salomón usó para discernir es biyn (bene) y significa “separar mentalmente (o distinguir), es decir (generalmente) comprender”. No tiene sentido tener discernimiento a menos que el discernimiento se use para emitir un juicio justo.

9. Dios se complace en conceder a su pueblo discernimiento en la administración de justicia.

  • 1 Reyes 3:11-12 Y le dijo Dios: Porque has demandado esto, y no pediste para ti muchos días, ni pediste para ti riquezas, ni pediste la vida de tus enemigos, sino que demandaste para ti inteligencia para oír juicio, 12 he aquí lo he hecho conforme a tus palabras; he aquí que te he dado corazón sabio y entendido, tanto que no ha habido antes de ti otro como tú, ni después de ti se levantará otro como tú.

10. A veces, la palabra discernir se usa simplemente para significar “distinguir” o “reconocer”, y no implica un juicio moral.

  • La gente no podía distinguir entre el sonido de alegría y tristeza. Esdras 3:13 Y no podía distinguir el pueblo el clamor de los gritos de alegría, de la voz del lloro; porque clamaba el pueblo con gran júbilo, y se oía el ruido hasta de lejos.
  • Job no podía reconocer una imagen ante sus ojos. Job 4:16 Paróse delante de mis ojos un fantasma, cuyo rostro yo no conocí, y quedo, oí que decía.
  • Los bebés y los niños pequeños no pueden distinguir entre su mano derecha y su mano izquierda. Jonás 4:11 ¿Y no tendré yo piedad de Nínive, aquella gran ciudad donde hay más de ciento veinte mil personas que no saben discernir entre su mano derecha y su mano izquierda, y muchos animales?

11. Espiritualmente, la lengua de los justos puede hacer una distinción entre lo que es un buen discurso y cuál es el discurso perverso.

  • Job 6:30 ¿Hay iniquidad en mi lengua? ¿Acaso no puede mi paladar discernir las cosas inicuas?

12. Cuando el pueblo de Dios es justo, pueden enseñarse unos a otros cómo discernir o juzgar correctamente entre lo que es inmundo y lo que es limpio.

  • Ezequiel 44:23 Y enseñarán a mi pueblo a hacer diferencia entre lo santo y lo profano, y les enseñarán a discernir entre lo limpio y lo no limpio.

13. Cuando el pueblo de Dios sea justo, discernirá.

  • Malaquías 3:18 Entonces os volveréis, y discerniréis la diferencia entre el justo y el malo, entre el que sirve a Dios y el que no le sirve.

14. Jesús reprendió a los Fariseos porque no podían discernir las señales de los tiempos en asuntos espirituales, o lo habrían aceptado como el Mesías.

  • Mateo 16:3 Y por la mañana: Hoy habrá tempestad; porque tiene arreboles el cielo nublado. ¡Hipócritas! Sabéis distinguir el aspecto del cielo, ¡más las señales de los tiempos no podéis!
  • Lucas 12:56 ¡Hipócritas! Sabéis distinguir el aspecto del cielo y de la tierra; ¿y cómo no distinguís este tiempo?

15. Cuando las personas no disciernen su propio corazón y se juzgan a sí misma, se someten a una muerte prematura.

  • 1 Corintios 11:29 Porque el que come y bebe indignamente, sin discernir el cuerpo del Señor, juicio come y bebe para sí.
  • 1 Corintios 11:31 Si, pues, nos examinásemos a nosotros mismos, no seríamos juzgados.

16. Hay un don espiritual particular de discernimiento que debe ser reconocido. La Iglesia necesita personas con el don espiritual del discernimiento en o para evaluar los espíritus: el Espíritu Santo, los espíritus humanos o demoníacos, preservando así a la iglesia de influencias engañosas.

  • 1 Corintios 12:10 A otro, el hacer milagros; a otro, profecía; a otro, discernimiento de espíritus; a otro, diversos géneros de lenguas; y a otro, interpretación de lenguas.
  • 1 Corintios 14:29 Asimismo, los profetas hablen dos o tres, y los demás juzguen.
  • 1 Juan 4:1 Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo.

17. Una marca de madurez espiritual es la capacidad de discernir tanto el bien como el mal y así hacer un justo juicio.

  • Hebreos 5:14 Pero el alimento sólido es para los que han alcanzado madurez, para los que por el uso tienen los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del mal.